Presentación

En los últimos 20 años, dos cuestiones han revalorizado la percepción social del Arte Rupestre de la Prehistoria en el medio rural español: Por un lado, su inclusión en los inventarios de recursos -culturales, turísticos...-, de las comarcas dentro de los programas europeos de desarrollo rural (Leader, Proder...); y de otro, la declaración (en las comunidades mediterráneas y cantábricas y en la comarca de Ciudad Rodrigo) de centenares de abrigos y decenas de cuevas como elementos Patrimonio Mundial por parte de la UNESCO.

Pero todo ello, que en principio parece positivo, trae aparejado una serie de retos que no siempre se están abordando de manera adecuada y con la oportuna planificación y coordinación entre las diferentes instituciones públicas (y a veces privadas). La sostenibilidad de estos lugares como destino turístico, o su adecuado uso cultural -o simplemente como referente identitario para la población local-, son algunos de ellos, si no los más importantes.

Este Encuentro de Turismo Arqueológico pretende profundizar en el papel que deben jugar las entidades locales y la sociedad rural en la gestión sostenible de un tipo de monumento (el yacimiento prehistórico con arte rupestre), tan peculiar como frágil, pero en todo caso trascendente en comarcas rurales que, de pronto, pasan a considerar su Patrimonio Arqueológico como un elemento de identidad y como motivo de orgullo (declaración de Patrimonio de la Humanidad), por un lado, y como recurso para la creación de empleo y riqueza -a través del turismo-, por otro.